Search

El Reto Climático y Energético de España 2020-2030

A principios de este año el Gobierno Español ha enviado a la Comisión Europea (CE) el borrador actualizado del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, elaborado por el Ministerio de Transición Ecológica, en el que se definen los objetivos nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, de penetración de energías renovables y de eficiencia energética para la próxima década.


El Plan se trata del primero de su tipo, tras el compromiso adquirido por los Estados miembros en 2018 de integrar los planes en materia de energía y clima para alinear los esfuerzos nacionales con las metas energéticas comunitarias a 2030 y el compromiso climático del Acuerdo de París. Todo ello en el marco de las cinco dimensiones de la Unión de la Energía: seguridad energética, mercado interior de la eficiencia energética, decarbonización e investigación, innovación y competitividad.


Así, España define su hoja de ruta para el logro de cuatro objetivos para 2030: un 23% de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto a los niveles de 1990; un 42% de renovables sobre el consumo total de energía final; 40% de mejora de la eficiencia energética; y 74% de generación eléctrica renovable para finales de esta década.


Reto climático


En 2018 la CE acordó una meta comunitaria de reducir las emisiones a 40% por debajo de las del año base de 1990 para 2030. En el caso de España, su contribución consiste en situar su generación de emisiones 26% por debajo de las del año base.

Además, en su discurso del pasado 16 de septiembre sobre el Estado de la Unión, la Presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, ha propuesto incrementar el objetivo de reducción de emisiones hasta al menos 55% por debajo de las de 1990. Proporcionalmente, la meta de España para 2030 podría establecerse entonces alrededor de 36% de reducción en este nuevo escenario.


El PNIEC de enero de 2020 plantea reducir las emisiones 23% por debajo de las de 1990, lo cual incumple aunque por poco con el compromiso establecido en 2018 y se aleja de la nueva propuesta de 2020. Ante esto, cabe realizar la siguiente reflexión, en 2005, año en el que entra en vigor el Protocolo de Kioto con el que se inician las acciones climáticas destinadas a la reducción de emisiones respecto a los niveles de 1990, las emisiones españolas eran 53% superiores a las del año base.


Para 2015, una década de acción climática (y seis años de crisis económica) después, las emisiones habían disminuido, pero aún se situaban 17% por encima de las del año base. En 2017, y a pesar de una acción climática sostenida, las emisiones suben a 18% y para 2020 las estimaciones (pre-covid) indican unas emisiones 14% superiores a las de 1990.


En resumen, en los últimos 15 años las emisiones han pasado de 53% a 14% por encima de las del año base. El resultado de los esfuerzos y el progreso hacia la meta son evidentes, lo que preocupa es el ritmo. En el contexto del Plan se espera que en los próximos 10 años las emisiones pasen de estar 14% por encima a 21% por debajo de las de 1990 y para ello sería necesario dejar de emitir 1 de cada 3 toneladas de carbono que se emiten hoy día. Si, sobre esta meta, añadimos el nuevo objetivo estimado del 36% nos encontramos ante la tarea de reducir, en el plazo de diez años, las emisiones actuales a casi la mitad.


Reto energético


Tal como se refleja en los objetivos del plan, las acciones relacionadas con el ámbito de la energía (consumo total, eficiencia, generación) serán cruciales para el logro de la meta climática. Dentro de este tema, el transporte, la generación de energía eléctrica y el sector industrial (procesos de combustión) generan 60% de los GEI de España (26%, 19% y 12%, respectivamente). Para 2020 las emisiones del sector transporte se encuentran 45% por encima de las emisiones de 1990, mientras que la generación de energía eléctrica y el sector industrial ya han logrado situarse en 4 y 10% por debajo de los niveles del 1990, lo cual refleja un importante progreso.


La contribución de estas fuentes de emisión al total nacional justifica la prioridad que se le ha dado a las medidas, políticas e inversiones relacionadas. El impulso de las energías renovables en la próxima década es uno de los principales vectores para alcanzar los objetivos del Plan español. Así, en generación eléctrica, la hoja de ruta propone una espectacular reducción del 69% de GEI en 2030 respecto a 2020. La reducción de emisiones prevista para el sector transporte esta década se sitúa alrededor del 33% y la del sector industrial en 17%.


En el sector eléctrico, para el año 2030 se prevé una potencia total instalada de 158 GW (de 105 en la actualidad), de los cuales el 80% se generará a través de cuatro fuentes: eólica (50 GW, 32%), solar fotovoltaica (37 GW, 23%), ciclo combinado (27 GW, 17%) e hidráulica (15 GW, 9%).


Los aspectos más relevantes de la transición de la infraestructura de generación entre 2020 y 2030 son:

  • El crecimiento notorio en potencia instalada en solar fotovoltaica que, para 2030, se cuadruplicará, mientras que la solar térmica se triplicará y la eólica se duplicará.

  • La desaparición de la generación con carbón y la reducción de la capacidad instalada de nuclear y fuel/ fuel gas a la mitad.

  • La introducción de 2,5 GW de almacenamiento entre 2025 y 2030.


La generación eléctrica prevista para el año 2030 es de 346 TWh. Las principales contribuciones a dicha generación provendrán de las siguientes fuentes: la eólica aporta 119 TWh (35%); la solar fotovoltaica 70 TWh (20%); los ciclos combinados 33 TWh (9%); la hidráulica 29 TWh (8%) y la nuclear 25 TWh (7%). Se espera que el nivel de penetración de energías renovables en el sector de la generación eléctrica se duplique, alcanzando en 2030 el 74%, en comparación con 38-40% en 2020.


Ante este reto y citando a la Presidenta von der Leyen: “Tenemos todo lo que necesitamos para que esto suceda. Nos hemos librado de las viejas excusas y las comodidades del hogar que siempre nos han frenado. Tenemos la visión, tenemos el plan, tenemos la inversión. Ahora es el momento de ponerse manos a la obra”.


6 views0 comments